El lettering personalizado es el diseño de letras dibujadas a mano. El arte caligráfico ideal para bodas, portadas de libros, revistas, carteles o logotipos.

Durante siglos el arte de la caligrafía ha sido de las técnicas más usadas para la creación de logotipos, rotulación de fachadas, en la publicidad, diseño de productos, packagins e infinidad de otros productos. Antiguamente el arte del lettering personalizado se hacía a mano, dibujando y pintando a mano cada letra desde cero. De esta forma se consigue que cada diseño sea único e irrepetible.

Esta disciplina ha evolucionado muchísimo en la historia del diseño resurgiendo en la última década como una nueva tendencia en el mundo del diseño gráfico. El trabajo del diseñador hoy en día es dar forma a cada una de las letras según lo que quiera transmitir. Dibujarla en un papel, escanearla y finalmente vectorizarla en un programa digital es el proceso más común. El uso del color, las sombras, las texturas o la composición son aspectos que refuerzan el significado de las palabras transformando una simple palabra en una pieza artística.

Su versatilidad y su expresividad hacen del lettering una herramienta muy útil para expresar mensajes, emociones, o contar historias a través de las letras. Así pues, el lettering personalizado se usa muy a menudo en la creación de brandings creando identidades muy únicas y distintivas entre su competencia. También se emplea a menudo con fines ilustrativos, para acompañar artículos, en entornos editoriales, cubiertas de libros o como elementos decorativos en prendas o merchandising.

Por último, es importante destacar que el lettering tiene infinidad de acabados. Puede aplicarse sobre cualquier producto impreso, grabado, estampado o incluso pintado a mano.